domingo, 26 de julio de 2009

Comunismo soviético

Alexander Solyenitsin escribió respecto del régimen comunista soviético:

- Este fue el sistema que estableció los primeros campos de concentración en el mundo.
- Este fue el sistema que, por primera vez en el siglo XX, se valió de rehenes, es decir, la detención no sólo de aquel al que se persigue sino de toda su familia y la detención de gente tomada al azar para ser fusilada. El método de los rehenes y de la persecución familiar es, todavía hoy (1975), el arma más poderosa de represión porque los hombres más valientes, que no temen por sí, pueden temblar y aflojar bajo la amenaza contra su familia.
- Fue el sistema, mucho antes que el de Hitler, que introdujo las falsas citaciones de registro, así, tal o cual persona debe presentarse para registrarse, concurren y son llevados para su aniquilación. Nos faltaban entonces las técnicas necesarias para construir cámaras de gas; empleábamos barcazas; estas barcazas se llenaban de centenares y miles de hombres y se hundían.
- Fue el sistema que engañó a los trabajadores con sus decretos: el decreto referido a la tierra, el decreto de paz, el decreto sobre las fábricas, el decreto acerca de la libertad de prensa.
- Fue el sistema que aniquiló a todos los otros partidos. Y les ruego que comprendan; no se limitó a anular partidos, no los disolvió, sino que aniquiló a sus miembros; a los componentes de todos los otros partidos los aniquiló y así aniquiló a los propios partidos.
- Fue el sistema que ejecutó el genocidio de los campesinos: quince millones de campesinos fueron aniquilados.
- Fue el sistema que introdujo la esclavitud a través del así llamado “régimen de pasaportes”.
- Fue el sistema que, en plena paz, provocó artificialmente el hambre en Ucrania. Seis millones de personas murieron en Ucrania de hambre, a las puertas mismas de Europa, entre 1932 y 1933. Europa no se dio cuenta y el mundo no se dio cuenta…¡ Seis millones de personas !

(Del libro “En la lucha por la libertad” – Editorial Emecé)

Hoy el mundo libre tiene la esperanza de ver el ocaso del “último emperador”, el último representante del Imperio Soviético, Fidel Castro, si bien éste pretende que su poder sea hereditario y que la dinastía Castro se prolongue por un tiempo indefinido.

Se aducirá que hay otros imperialismos y que hay egoísmo y delincuentes económicos en todo el mundo, pero la gente decente tiene derecho a reclamar por la libertad y por la dignidad humana, y que los errores de los demás no justifican las matanzas y el encarcelamiento ocasionado a la gente decente.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada